Mi poemario virtual: mayo 2013

31 de mayo de 2013

Ocultando un sentimiento.


A quién quiero yo engañar
ocultando el sentimiento?
Si al final de la partida
es a mí misma a quien miento.

Por qué me empeño en negar
lo que ya es inconfundible?
Si eso no me hará olvidar
el sentimiento temible.

He caído en el amor
otra vez como una ilusa,
aunque conozco este juego
(peor que la ruleta rusa).

Ya he entrado en la dulce trampa,
sé que no podré escapar,
es la red de un sentimiento
del que no me he de librar.

Imágenes cortesía de Jhon Vasquez.

25 de mayo de 2013

Esperada despedida.



No lo notas? Estoy bien,
no me afecta tu partida.
Creíste que iba a morir
al darme la despedida.

Pero es que el amor se fue
antes de que tú lo hicieras,
de un momento para otro
sin que tú cuenta te dieras. 

Por eso ahora que te marchas 
no me vas a ver llorar,
no te has ido y ya estoy lista
para un nuevo comenzar. 


Ilustraciones cortesía de Jhon Vasquez. 


16 de mayo de 2013

Te veo partir.

Cuando te vi llegar
sentí que iba a morir,
pero me muero aquí 
al verte ya partir.

Me diste una ilusión,
una vana esperanza
te marchas y el dolor,
se niega a ir, no pasa. 

Sólo eras fantasía,
un error del destino
resultó el que cruzaras
mi ruta, mi camino.



12 de mayo de 2013

Me lastimas.



Las heridas que me causas
duelen más que otro pesar;
tus palabras, tus desprecios,
algún día me han de matar.

Porque hieres desde adentro
a mi pobre corazón,
y aunque sabes que te quiero
no me tienes compasión. 

Por tu culpa me desangro,
eres quien me hace llorar;
cuando quieres eres bello,
pero ya no lo eres más. 

8 de mayo de 2013

Gracias por estar conmigo.



Quiero agradecerte a diario
que sigas siempre a mi lado,
no puedo creer aún
tener alguien como tú. 

Rezo por ti cada día,
me encanta tu compañía;
eres lo que yo pedía,
tan bella cual fantasía. 

Lo nuestro es maravilloso,
cada momento asombroso
voy guardando en mi memoria,
contigo rozo la gloria. 



4 de mayo de 2013

Una historia sin fin.



Ya no puedo escapar
de tu forma de amar,
me dejé cautivar
y ya no hay vuelta atrás.

Te amaré con pasión,
te daré el corazón
pues creció la atracción
y robó mi razón.

Te quiero para mí,
quiero que estés aquí
y escribamos así
una historia sin fin.